lunes, 22 de mayo de 2017

LA RUTA DE LOLO: MÁS QUE UN SENTIMIENTO... UNA DEVOCIÓN.

Tercera versión de La Ruta de Lolo, superó las expectativas. 
Cañete se vistió de crema. Cientos de hinchas del club Universitario de Deportes de diferentes puntos del país, se concentraron en la ex hacienda Hualcará para festejar el 104 natalicio de uno de los ídolos más grandes del balompié nacional, Teodoro Fernández Meyzan, conocido como “Lolo”.
El tercer encuentro del peregrinaje de La ruta de Lolo, estuvo lleno de jolgorio, algarabía, vítores y derroches de energías, portando sus instrumentos musicales, luciendo las indumentarias con el rostro de Lolo y arriando las banderas de colores rojo y crema de la U. 
Delegaciones de Lima, Pisco, Ica, Arequipa y otros lares, tanto en buses contratados como en vehículos particulares, se concentraban al ingreso de Hualcará para emprender el peregrinaje al terruño del ídolo merengue. 
La “fanaticada crema” es única. Más que una pasión o sentimiento, exclama una devoción, puesto que consideran a Lolo como su máxima expresión. Un ser sobre natural. Incluso, algunos le suelen llamar, sin tapujos: “Diosito Lolo”.
Hualcará, vivió una feria, nunca antes vista. Ni en sus mejores momentos en la fiesta de su patrona, congregó una multitud que fue bien aprovechada para exhibir su gastronomía y sus productos de pan llevar; matizados con artesanía del lugar y la presencia de mercachifleros, generando un gran movimiento económico. 
Por el lugar, también se le observó al ex alcalde de Imperial, Dr. Arturo Chau Quintana y su esposa,

Irma Murga. Desde su camioneta saludaban a los hinchas, recordando que en su gestión se erigió el primer monumento a Lolo, hace 25 años.
Personalidades como el historiador cajamarquino Melanio Castillo que publicó su libro Lolo Fernández: “Un artillero en la gloria”. El colega Víctor Hugo Cárdenas Torres, un aliancista, no guarda su admiración por Lolo. Algunos, poetas y escritores, espontaneaban prosas a Hualcará. Era parte del corolario en el cumpleaños 104 del extinto ariete.
La atracción en el presente año, además de los nuevos repertorios musicales, fue don Gaspar Mena quien cumplió con traer los chimpunes de Lolo Fernández,  exhibiéndose en el museo rodante levantado a unos pasos donde nació el ex crack.

La Ruta de Lolo, en su versión tres, se desarrolló con toda normalidad. Este año se superó la expectativa. Los errores fueron mínimos en cuanto a la organización. El evento se torna turístico y en breve debemos contar con la buena nueva. ¡No se va… Lolo, no se va!.
Wilfredo Cayllahua.

Comparte esta entrada

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario